Consejos para redactores

¿Sientes que tienes habilidades para la escritura, y, sin embargo, no consigues redactar un buen contenido?

 

No te preocupes más.

 

Aquí encontrarás herramientas que te harán pasar de ser un aficionado de la escritura a todo un buen redactor.

Analiza tu Público objetivo

  • Identifica el público al que te quieres dirigir, sus preferencias e intereses. Conócelo a fondo.
  • Redacta pensando en qué le gustaría leer. Enfócate en complacer sus deseos.
  • Con una buena técnica de copywriting, tus lectores querrán actuar de inmediato.

Preparación personal

  • Antes de ser un buen redactor, conviértete en un ágil lector.
  • Actualízate en las reglas ortográficas, de puntuación y gramaticales. Limpia al máximo tu técnica literaria.
  • Previo a escribir, comprende la historia o contenido con el que vas a trabajar. No hables de algo que no sepas.
  • El boceto siempre es una herramienta útil en la preparación del contenido a redactar.

Fuentes de referencia

  • Extiende tu investigación a más de 3 fuentes; te ayudará para evitar el plagio.
  • Comprueba que la fuente consultada sea fidedigna y esté actualizada.

Estructura del artículo

  • Redacta párrafos cortos, de 2 a 4 líneas máximo.
  • Utiliza oraciones breves, pero varía su extensión para evitar monotonía.
  • Emplea hasta 17 palabras como máximo en cada oración.

Contenido

  • Recuerda que cada público tiene un estilo de preferencia. Algunos un poco más rebuscado, y otros, más directo.

No obstante, que cada frase sea entendible, fácil de decodificar, para que el texto alcance al máximo de audiencia posible.

  • Evita las frases de relleno, sin peso para el contenido.

Se aconseja que administres, en orden de importancia, la información más relevante al principio para llamar la atención. Pero no descuides el final.

  • Administra por todo el texto palabras clave, para garantizar que el usuario encuentre tu blog.
  • Siempre habla en positivo. Si tienes que exponer algún error, hazlo con un aire constructivo.
  • Cuidar que todas las ideas desarrolladas sean consecuentes con lo que propusiste en la introducción.

Edición

  • Antes de entregarle el texto al editor, revísalo varias veces e intenta detectar tus propios errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *