¿Hay alguna forma de prevenir la presbicia?

En este artículo podrás encontrar algunos consejos muy útiles sobre las consecuencias de tener la vista cansada y su prevención, de forma que puedas conseguir un mejor rendimiento en tu día a día al minimizar este problema que puede impedir que trabajes o que realices cierto tipo de tareas de una forma efectiva.

Afortunadamente, en la actualidad hay más información y algunas soluciones que pueden ser muy útiles, como es el caso de los cristales progresivos Varilux, pero en esta ocasión nos enfocaremos en darte toda la información posible sobre la presbicia para que puedas saber cómo prevenirla y en qué consiste este problema.

¿Qué es la presbicia o vista cansada?

La presbicia, más conocida como vista cansada, es un problema que se presenta con el paso de los años, es decir, se trata de un cambio natural que se da en la visión. Generalmente aparece cuando las personas tienen entre 40 y 45 años de edad, ya que nuestros ojos también van envejeciendo, por lo que está claro que no funcionan igual en una persona mayor que en un niño.

Entre sus síntomas más comunes destaca el hecho de que las personas comienzan a tener problemas y es el resultado de un proceso natural que es inevitable, aunque la edad a la que aparece puede variar mucho de una persona a otra.

Esto sucede debido a que, con el paso de los años, el cristalino del ojo, los ligamentos y los músculos pierden elasticidad y se vuelven más rígidos, lo que provoca problemas para poder enfocar bien de cerca.

¿Se puede prevenir la vista cansada?

La solución más efectiva para poder prevenir o reducir el impacto de la presbicia es el uso de gafas progresivas que garanticen una visión extendida a la distancia de los brazos, permitiendo enfocar correctamente a cualquier distancia.

Como mencionamos anteriormente, realmente no hay nada que se pueda hacer para prevenirla y evitar que se presente, ya que ocurre por un proceso natural de envejecimiento ocular. Es decir, no es una enfermedad que se pueda evitar, sino que es un proceso natural. Pero sus aspectos negativos se pueden evitar con el uso de unas gafas adecuadas.

Se pueden usar lentes de contacto, lentes oftálmicas o someterse a una operación quirúrgica, siendo esta una solución definitiva para no tener que utilizar gafas.

Presbicia no es lo mismo que fatiga visual

Muchas personas cometen el error de confundir la fatiga visual con la presbicia, por lo que es muy importante tener en cuenta que no son lo mismo.

La fatiga visual es un proceso o problema que está directamente relacionado con el uso excesivo de pantallas y dispositivos, aunque es cierto que la fatiga visual se vuelve un problema más común en las personas que tienen presbicia porque a las personas les resulta más complicado enfocar lo que ven en pantalla y sus ojos se fatigan más rápidamente.

Es decir, la vista cansada no es lo mismo que la fatiga visual, ya que por el hecho de que pueden ser considerados como sinónimos por algunas personas creen que son los mismos problemas, pero en realidad la fatiga visual se puede presentar en jóvenes que no tienen la vista cansada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *