Historia de las zapatillas Vans

Cualquier persona que use zapatillas desde hace más de 30 años seguro que tiene muy grabado en su memoria el nombre de la marca Vans, ya que sin duda alguna es uno de los fabricantes de zapatillas más destacados desde hace mucho tiempo, ofreciendo productos realmente cómodos, duraderos y con diseños que suelen ajustarse a una gran variedad de estilos.

Tanto si estás buscando unas zapatillas Vans de mujer o unas de hombre, el catalogo Vans que podemos encontrar hoy en día es muy amplio y variado, además de que sus productos no sólo se limitan a zapatillas.

Sin embargo, en esta ocasión nos enfocaremos en hablar sobre la historia de Vans y cómo es que llegó a convertirse en una de las marcas de ropa más importantes y populares de la actualidad.

¿Cuál es la historia de Vans?

Vans se originó en el año 1966, año en que Paul Van Doren junto a tres socios abrieron una tienda gracias a la experiencia en fabricación que Van Doren había durante la década de los 60. La tienda fue un concepto único, ya que dieron el paso al retail para fabricar y vender las zapatillas ellos mismos.

De esta forma, las zapatillas eran un producto que se hacía de forma artesanal. La tienda tuvo una buena aceptación desde su primer día, en el que vendieron 12 pares de zapatillas del modelo #44, el cual en la actualidad es conocido como “The Authentic”, siendo uno de los modelos insignia de Vans.

Se sabe que cuando abrieron la tienda ofrecían tres modelos diferentes que se ofrecían a un rango de precios que iban entre los $2.49 y $4.99, pero sólo habían fabricado los modelos de exhibición, por lo que las estanterías de la tienda estaban llenas de cajas de zapatillas vacías, por lo que en las 12 ventas que tuvieron les pidieron a los clientes que eligieran sus colores y el tamaño para que recogieran sus zapatillas recién hechas más tarde.

La compañía fue creada con el nombre Van Doren Rubber Company y las zapatillas recibieron el nombre de Van Doren´s, para después ser conocidas simplemente como Vans. Tiempo después el hermano pequeño de Paul se unió a la compañía teniendo el 10% de la compañía.

Después de un año ocurrió la primera gran expansión de la marca y comenzaron a abrir una tienda nueva cada semana. Van Doren siempre buscaba los locales los lunes, firmaban contratos los martes, los arreglaban los miércoles, los jueves y viernes metían todas las estanterías y los sábados y domingos entrenaban al personal.

Durante la década de los 70 comenzó la fiebre del skateboarding, representando una gran cantidad de nuevos clientes interesados, por lo que Vans fabricó nuevos diseños flexibles que se adaptaron a este nuevo tipo de clientes. A finales de esta década se lanzó el modelo “Vans Slip-On”, otro de los modelos más destacados en su historia.

Sin embargo, se sabe que lo que realmente les dio mucha fama a las zapatillas fue la película “Fast Times at Ridgemont High”, en donde Sean Penn que interpretaba a un surfeador llamado “Jeff Spicoli” las usaba.

En el año 1984 abrieron una fábrica en Orange, California, para aumentar drásticamente su producción, y desde ese momento la compañía no dejo de crecer hasta convertirse en la marca tan emblemática que todos conocemos en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *