Las ventajas de los techos autosoportantes

Si estás haciendo una reforma en tu empresa o en la nave donde trabajas te recomendamos tener los techos autosoportantes en cuenta, ya que este tipo de techos tienen una serie de ventajas muy interesantes para los empleados de tu negocio que puede ser justo lo que estás buscando para disfrutar de una mayor comodidad en tu lugar de trabajo.

Los techos autosoportantes destacan por tener una chapa superior, un material aislante en el medio y luego una chapa inferior, los cuales se pueden utilizar para aprovechar algunos metros extra de tu oficina o nave industrial, con un aislamiento térmico y acústico.

Gracias a sus características este tipo de techos son muy recomendados para utilizarse en espacios como porches, salas de reuniones, lugares de coworking, empresas, etc, ya que también destacan por no necesitar elementos de sujeción durante todo su recorrido, lo que hace que sean muy sencillos para poder utilizarlos en distintas áreas de la empresa.

Este tipo de techos también destacan por tener una forma geométrica y un buen acabado, lo que también mejora el desagüe de las lluvias y brinda una mejor resistencia ante el viento. Asimismo, se puede destacar el hecho de que al no tener una unión longitudinal se reduce el número de uniones transversales. En este enlace puedes ver más información al respecto.

Dependiendo del proveedor puedes disfrutar del hecho de que los techos autosoportantes son personalizables, lo que permite que se puedan adaptar muy fácilmente a las necesidades específicas de tu negocio, además de que son más asequibles que otras soluciones.

Ventajas de utilizar techos autosoportantes

Hay otras opciones muy populares como los techos laminados, pero a continuación te mostraremos a fondo algunas de las ventajas que proporcionan los techos autosoportantes.

Más económicos

Sin duda alguna, una de las ventajas más significativas de este tipo de techos es que son más económicos gracias a que no necesitan de estructuras intermedias de apoyo, por lo que el coste de la mano de obra y en materiales es menor. Asimismo, el coste de mantenimiento es menor.

Instalación rápida

En muchas ocasiones estos techos se fabrican en el mismo lugar de la obra, por lo que se obtiene un mejor rendimiento y una instalación mucho más sencilla.

Mejor aislamiento

Las características aislantes de este tipo de techos son perfectas para proteger a los trabajadores de tu compañía del frío, el calor, el ruido o la lluvia, por lo que en realidad cumplen su objetivo a la perfección.

Buena resistencia y durabilidad

En caso de que se busque que el techo que se vaya a instalar también brinde seguridad contra distintas condiciones climatológicas, puedes estar seguro de que los techos autosoportantes son bastante resistentes y pueden soportar cualquier condición climática.

Gran adaptabilidad

Este tipo de techos también destacan por ofrecer la posibilidad de poder adaptarse muy bien a cualquier tipo de cerramiento, siempre ajustándose a las necesidades específicas que tenga el cliente.

Buena estética

Si te preocupa que no se vean tan bien en tu oficina no tienes por qué preocuparte, ya que en realidad son techos muy atractivos a la vista, los cuales pueden ser diseñados con una gran creatividad al poder personalizarse por completo, haciendo que estéticamente se ajusten por completo a tus necesidades.

Sin duda, estos techos son una excelente opción para utilizarse en los lugares de trabajo, pudiendo ganar espacio utilizable en cualquier estancia sin tener que gastar mucho y hacer una gran reforma, tal y como sucedería con otro tipo de instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *