¿Se puede reparar el turbo de tu coche?

La respuesta a la posibilidad de reparación turbos de vehículos es un rotundo sí. En las manos adecuadas, casi todos los problemas de los turbocompresores pueden ser reparados. Lo más importante es identificar el problema del turbocompresor y cómo repararlo.

Para entender cómo diagnosticar las reparaciones de los turbocompresores, aquí hay un par de consejos de reparación importantes para recordar.

¿POR QUÉ ES NECESARIO REPARAR UN TURBOCOMPRESOR?

En cualquier caso, lo mejor es identificar primero la causa de la avería del turbo. Los signos de avería de los turbocompresores son la pérdida de potencia, el humo, el alto consumo de combustible, el sobrecalentamiento y los derrames de aceite del turbo. Sin embargo, recuerde que la avería en diferentes piezas del coche también puede mostrar signos similares. Antes de atribuir erróneamente los problemas al turbo, tenga en cuenta que los daños mecánicos y los residuos son las dos únicas causas de mal funcionamiento del turbo.

INDICIOS DE UN TURBOCOMPRESOR DAÑADO

Si oyes silbidos del turbo, es posible que se deba a un derrame de aire/gas provocado por una fuga de gas o aire previa a la turbina. Compruebe inmediatamente las juntas. Si el alboroto continúa, compruebe las holguras del turbocompresor y las ruedas para ver si hay contacto con el alojamiento.

Para decidir si el turbo ha sido dañado por material externo, examine la rueda de la turbina o el impulsor. Observará cualquier material exterior que haya entrado a través de la turbina o la carcasa del compresor. El turbo está completamente destrozado en caso de que los álabes estén dañados. Busque metal que se haya desprendido del turbo en los tubos de admisión. Las partículas de metal en esta fase pueden causar daños en el motor.

REPARACIÓN DEL TURBOCOMPRESOR

Una vez que esté seguro de que hay algo mal en su turbocompresor, es el momento de elegir un mecánico que le ayude con sus problemas. Asegúrese de acudir a alguien con experiencia en turbocompresores. Son un elemento clave de su automóvil y no querrá arriesgar la fiabilidad de su coche entregándoselo a alguien que no conozca los turbocompresores a fondo. Los turbocompresores no deben ser reemplazados o sustituidos al instante. Asegúrese de que el mecánico de su coche realiza una revisión exhaustiva del turbocompresor antes de sugerirle que lo sustituya. La mayoría de las veces, el turbocompresor puede ser revivido por un mecánico experto. Sólo cuando las aspas del turbocompresor han sido fuertemente dañadas, el turbocompresor queda sin reparación.

Para su problema relacionado con el turbocompresor, lo mejor es acudir a Diesel Components Inc (DCI). DCI tiene años de experiencia en el manejo de varios tipos de turbocompresores. El personal de DCI recibe formación para que esté bien preparado para responder a todas sus preguntas y resolver todos sus problemas cuando se trata de turbocompresores. DCI se asegura de que todas las piezas que entran en su coche son de la mejor calidad y las revisa para su satisfacción. DCI tiene capacidades internas que hace que el tiempo de entrega sea más rápido que en cualquier otro lugar. Asegúrese de visitar DCI para todos sus problemas de turbocompresores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *